"" el ojo heterotópico: Arquitectura del jardín secreto

martes, 16 de abril de 2013

Arquitectura del jardín secreto



Veo en ella el Taj Mahal y también Chartres. Veo el Palacio Ducal de Venecia y Santa María del Mar. Veo la Plaza Registán de Samarcanda y la Lonja de Valencia. Veo San Pedro de Arlanza en su ruina y Atapuerca en su despliegue. Veo Tenochtitlán y las ciudades desaparecidas de Mesopotamia. ¿Cómo no asociar las formas de la naturaleza con las construcciones humanas? Sería de ingenuos preguntarse qué fue primero porque, mayormente, no cabe duda. Aunque también las manipulaciones florales existen. La arquitectura de los hombres es representación de los símbolos naturales. Así, el templo hindú o el cristiano son proyecciones de la montaña y ésta simboliza el ascenso interior. Que luego las culturas hayan desarrollado un afán práctico en base a sus creencias, necesidades sociales, urbanas, administrativas, no anula el modelo anterior. La naturaleza primigenia siempre es la referencia.




El problema intrínseco de las creencias y de las ideologías es su tendencia cíclica a cerrarse. Es como si, tras apurar su cometido de mostrarnos una manifestación, revelarnos un descubrimiento e incluso alentarnos a iniciarnos en conocerlo ya estuviera dejando el rastro de su obsolescencia. No sé si esto ya lo vio en su momento el novelista y dramaturgo alemán Arthur Schnitzler porque dejó este aforismo:

"Si cultivas con exceso el jardin secret de tu alma, puede llegar a hacerse demasiado exuberante, a desbordar el espacio que le corresponde y, poco a poco, a invadir otras regiones de tu alma que no estaban llamadas a vivir en secreto. Y así puede ser que tu alma entera acabe convirtiéndose en un jardín cerrado y, pese a su esplendor y su perfume, sucumba a su propia soledad".  



18 comentarios:

  1. La Naturaleza es la referencia. El sistema de proporciones que se dan en las más bellas obras del arte, comprobamos que coinciden con las proporciones que encontramos en la naturaleza. Las proporciones del Partenon son las mismas que se dan en las flores, en el crecimiento de los tallos, se trata de la proporción áurea, que es la que consideramos bella de tiempo inmemorial, incluso en tiempos que el hombre no era consciente de ello.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y además de todo lo que dices aparece como elemento decorativo en fachadas o elementos arquitectónicos diversos (capiteles, p.e.) de edificios del pasado.

      Gracias por aportar.

      Eliminar
  2. Un flor preciosa, yo diria que es una gardenia( dos gardenias para ti...).
    Está bien cuidar el jardín del alma, pero si lo hacemos en demasía será demasiado exuberante y nos perderemos en él y mejor que no sea secreto, que sea de libre entrada a quien bien nos quiera. Compartir sentimientos es muy gratificante.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo. No imagino un jardín cerrado dentro de nosotros. Cómo podría nutrirse nuestro interior si nos volviéramos obtusos. Metáforas.

      Creo es camelio (la flor)

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Tienes razón, és una camelia, vaya despiste...

      Eliminar
    3. No pasa nada, yo también dudé al verla en directo, no soy entendido precisamente en flores y plantas.

      Eliminar
  3. Querido Señor,
    Yo he visto la flor y he visto un fractal, y si no fuera porque el Sr. Cornadó se me ha adelantado también le hubiera hablado de φ o Φ, -o la proporción de la concha del Nautilus, que imagino que le gusta-.
    En cuanto a lo de regar el jardín del alma, para eso estamos hechos de agua en casi toda nuestra esencia corporal. Creo que nunca es suficiente, que regar y regar te devuelve la compañía y que esa es precisamente la clave para no sentirse sólo.
    ( por supuesto es percepción-emoción-sentimiento, personal).
    Me uno a la Sra. Roser en que la "transmisión" la "muestra" de una pequeña parte de ese jardín ( plantas, árboles, flores, a veces con espinas, como las de verdad) es imprescindible. Si uno es capaz después de contemplar su obra, meditarla y sentirse a través de ella, contemplar su jardín, entonces creo que se toca la felicidad.
    Le dejo un ejemplo "aureo" "audible"- medido en forma de notas de "tempo"
    En esta "danza nº 3 de Bártok es muy claro, escuche:
    Se la mando en piano, como en original
    http://www.youtube.com/watch?v=S5ZzbkfKadY
    y en la versión que más me gusta :
    http://www.youtube.com/watch?v=3lIBNsrXHIw
    Gracias por ese fucsia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fí en mayúscula o en minúscula ¿tiene diferente significado simbólico? ¿Expresa la proporción de la concha del nautilus, del ammonites? Estoy por aprender.

      El agua del que estamos compuestos ¿también simboliza la corriente interna de receptividad, aprendizaje, apertura al otro, a los otros, al mundo?

      Tanto en lo que dice como lo que opina Roser son ideas que intuía; al escucharlas de otros pensamientos pierdo el complejo de andar perdido. Béla impacta, te lleva a una evanescencia en espiral.

      Gracias por opinar.

      Eliminar
  4. Supongo que tenemos que abrirnos como la bella flor que nos muestras, muchas cosas nos enseña la madre naturaleza y que poco la respetamos, parecemos adolescentes que tras haber adorado a los progenitores en la dulce infancia se vuelven ariscos y hacen caso omiso de sus consejos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, y no solo abrirnos, sino construir conforme a los fractales que pueblan el universo y nos forman. Si solo fuéramos adolescentes en nuestra relación con la naturaleza...Lo malo es la práctica de la madurez es muy inmadura, no hay más que ver cómo tenemos montada la sociedad de consumo en una línea bastante poco respetuosa con la madre. Pero, por si acaso, no generalicemos. Las posibilidades del reencuentro están ahí también.

      Eliminar
  5. He leído esta entrada con mucho interés, tanto por la reflexión sobre las arquitecturas comparadas como por la belleza del texto y las fotos.
    Los comentarios anteriores son además muy interesantes y me dejan pensando en todo esto...

    ¿Es un problema de creencias e ideologías su tendencia intrínsica a cerrarse? pues... le daré vueltas a esa idea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las creencias o ideas, del tipo que sean (todas son ideológicas, producto de ideas, se denominen como se denominen) son resultado del pensamiento, más amplio o más limitado, de los humanos y sus culturas. ¿Una relación de causa a efecto entre las ideas flotantes y los hombres? ¿Son las ideas las que tienden intrínsecamente a cerrarse? ¿O la actitud humana? Pensemos que hay hombres que no cesan en buscar e interrogarse.

      Yo también doy vueltas y volteo. Gracias.

      Eliminar
  6. Es verdad que lo miras desde un ángulo y parecen ojivas, desde otro cúpulas de edificios de la India...¿será que todas las culturas llegan a las mismas conclusiones, al menos parcialmente?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También el flujo de influencias ha circulado en direcciones opuestas y se han complementado...

      Eliminar
  7. Lástima que las arquitecturas del hombre no sepan también plegarse, ante el viento del norte o la fría lluvia de febrero. Me gustaría apreciar las cúpulas pétalo al cerrar su majestad para, cuando de nuevo el sol apareciera, esculpir los colores de la floración en piedra sagrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que estar atentos a esa sugerencia, G.

      Eliminar
  8. http://img854.imageshack.us/img854/3643/dnz4.jpg

    Margaritas fractales obtenidas por ordenador, pero de una manera muy sencilla;

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, prácticamente iguales. El fractal abunda en la naturaleza, ¿no? Tu dibujo parece una iconografía árabe, ¿sabrían ya los árabes de fractales?

      Gracias.

      Eliminar